La linde entre el cazador y el furtivo

Siguiendo las distintas notas de prensa nacional e internacional, de actualidad de estos días, y, haciendo referencia a ese avispero de desprecio por parte de las personas que no les gustan este bonito arte y deporte, así como las armas con las que lo practicamos en muchas de sus modalidades; me remito a añadir algunos conceptos en los que se pueden definir la personalidad de una persona que posee y usa armas de caza con fines furtivos, y de otra que practica la caza legalmente con ellas.

La linde entre el cazador y el furtivo La linde entre el cazador y el furtivo
Lunes, 18 de Enero de 2016 Rafael Martín Artículos comentario 0

Por lo que es importante no relativizar los hechos, independientemente, que ambos tengan licencia de caza, licencia de armas…. Etc. 

Es evidente que a todas las personas nos diferencian una serie de rasgos, que son los que nos hacen ser de una manera u otra. Por lo que estos elementos diferenciadores nos van a marcar una forma de pensar y actuar diferente.

En psicología criminal se define como psicología diferencial. Sin ánimo de victimizar, estas diferencias van a ser marcadas por la inteligencia o la personalidad del individuo. En el caso de los cazadores furtivos va a venir definida por un constructo de comportamiento violento generado por una herencia  o bien del ambiente donde se desarrolla.

Esta personalidad, del cazador o del furtivo es diferenciada por causas genéticas o por una influencia ambiental.

Cuando se habla de influencia ambiental, se pueden diferenciar dos tipos:

Una primera, llamada común, que en definitiva es la que nos explica la semejanza entre ambos. Y una segunda, que se denomina ambiental especifica, que es la que nos hace diferentes, ésta es la más influyente en nuestras diferencias de personalidad; diferencia que se acrecienta a medida que nos hacemos mayores.

En este caso de influencia ambiental específica, es donde se definen en mayor grado las diferencias del cazador y del furtivo. Es donde se marca más la personalidad de ambos; desde edad temprana estas inquietudes vienen acontecidas y motivadas por sucesos y experiencias individuales, desde las más grandes y vitales, hasta las más  pequeñas y sutiles, dentro o fuera de su espacio familiar. Se crea un propio nicho en el que van incluyendo retos mayores; haciendo de efecto multiplicador de esas influencias genéticas y ambientales.

Existe un factor denominado de riesgo en las personas, que se divide en dos etapas intermedias de la educación. En la primera en el entorno parental, se va a dar poco control de supervisión y baja estimulación cognitiva al joven.  Hay una serie de factores individuales que hacen que en familias de bajo estatus económico, con conflictos familiares se acentúe ese interés por parte del joven a buscar el riesgo como efecto de superación personal. En este caso aún por su temprana edad el individuo no actúa, pero si le atrae ese factor riesgo o morbo a lo prohibido.

En la segunda etapa, hablamos de edades más complicadas, estamos tratando con un adolescente, todos los factores que van a actuar sobre él van a hacer de efecto sinérgico, es decir, mucho mayor que la suma de los mismos. Aquí se va a crear un temperamento, una impulsividad y un atractivo como predictor del comportamiento antisocial. El factor familiar ya no es un problema, ese taponado por la ética se va a romper y él va a desarrollar ese deseo.

El individuo de edad adulta, va a tomar como patrón toda esa trayectoria vivida u oída de esas dos etapas mencionadas anteriormente. Este va a actuar con personas del mismo ideal antisocial de similares características, lo que aumenta el refuerzo, el modelado y la incitación al comportamiento anticazador. Hay casos, en los que, esos individuos que atentan contra la fauna y el medioambiente, se han iniciado a edad adulta, aun así,  se contrastan estos roles a esas edades que se han mencionado anteriormente, si no en esta actividad, en otra donde han actuado de igual manera.

Compartir Twitter Facebook Google Plus LinkedIn
Rafael Martín

Autor

Rafael Martín

Experto en armamento de Caza. Rafael Martín es entrenador nacional de la Real Federación Española de Tiro Olímpico, diplomado en recarga de cartuchería metálica por la RFEdTO, monitor deportivo de precisión por la RFEdTO, asesor técnico de rifles y escopetas GRAVEX, juez árbitro provincial...

ltimas entrades de Rafael Martín

19-07-2017 Artículos

Decisiones políticas

Yo entiendo, que las decisiones de un político, han de basarse en valores y principios éticos y que el resultado de esos criterios, se traduzcan en un beneficio para todo el pueblo. Todos los...

29-12-2016 Artículos

El poder de detención o parada del proyectil

Creo, que antes de comenzar a entrar en materia, y en primer lugar, considero importante matizar sobre cual es el objetivo que se pretende del proyectil que empleamos en la caza. Se ha de tener claro...

10-10-2016 Artículos

La alegalidad en el proceso para la obtención de la Licencia de Armas "E" y "D"

Como cazador practicante, y, recapacitando sobre las palabras que me dice mi esposa, cuando llego de una jornada de caza; Creo que soy un hombre con suerte, en lo concerniente no a lo que abato, pero...

Ver todas

ltimas entrades en Artículos

19-07-2017 Artículos

Decisiones políticas

Yo entiendo, que las decisiones de un político, han de basarse en valores y principios éticos y que el resultado de esos criterios, se traduzcan en un beneficio para todo el pueblo. Todos los...

29-12-2016 Artículos

El poder de detención o parada del proyectil

Creo, que antes de comenzar a entrar en materia, y en primer lugar, considero importante matizar sobre cual es el objetivo que se pretende del proyectil que empleamos en la caza. Se ha de tener claro...

10-10-2016 Artículos

La alegalidad en el proceso para la obtención de la Licencia de Armas "E" y "D"

Como cazador practicante, y, recapacitando sobre las palabras que me dice mi esposa, cuando llego de una jornada de caza; Creo que soy un hombre con suerte, en lo concerniente no a lo que abato, pero...

Ver todas